¿Qué implica cambiar el domicilio social de una empresa?

Durante el último mes, en Cataluña hemos sido partícipes de cómo varias empresas han cambiado su domicilio social a otras zonas del estado español, lo que ha creado un gran revuelo. A raíz de una visita, posteriormente, me di cuenta de que aún hay muchas personas que no saben exactamente a qué nos referimos con un domicilio social, con lo que voy a intentártelo explicar de una manera clara y sencilla.

¿Qué es un domicilio social y que implica cambiarlo?

El domicilio social es, por decirlo de alguna manera, la dirección pública que existe de tu empresa. Normalmente, suele coincidir donde se encuentra la sede general, pero no tiene por qué ser así. Por ejemplo: aunque el Banco Santander tiene su sede social en Cantabria, su cuartel general de operaciones se encuentra en Boadilla del Monte, Madrid.

El hecho de tener un domicilio fiscal en un sitio y operar de otro es una práctica común. De hecho, en 021 coworking tenemos la opción de contratar el domicilio social en nuestro coworking en Barcelona, a modo de “despacho virtual”. Puedes recibir correo, puedes venir de vez en cuando a la sala de reuniones pero, realmente, tu centro de operaciones puede estar en otro sitio. ¿Por qué hay empresas que pueden llevar a cabo este tipo de movimiento? Básicamente, por un tema de imagen: ya sea porque la persona trabaje desde casa y no quiere que su domicilio conste como sede social o bien que, por tema de imagen, le conviene tener una sede social en Barcelona.

Básicamente, aunque cambies tu domicilio social a otra parte, además del correo, no implica ningún otro cambio relevante a menos que decidas mover todo tu aparato logístico con tu domicilio social. De este modo, prácticamente todos los movimientos de empresas que está habiendo son meramente simbólicos, ya que las propias empresas han declarado que no piensan mover las plantillas ni los centros logísticos. En una posición diferente se encuentran los bancos, para los que la independencia, en caso de salida de la zona euro, podría provocarles problemas de liquidez.

Domicilio social vs domicilio fiscal. ¿Qué diferencia hay?

Es muy importante distinguir estos dos conceptos, ya que suelen coincidir pero no tienen por qué hacerlo necesariamente. La dirección fiscal es aquella que notificaremos a hacienda y donde hacienda puede venir a hacernos inspecciones, reclamarnos una deuda o enviarnos documentación.

El domicilio social, en cambio, es muy distinto: se trata de tu dirección pública, en la que cualquier persona puede contactarte. En nuestro caso, como coworking en Barcelona, solo podemos ofrecer el servicio de domiciliación social, pero no el fiscal.

Beneficios de cambiar el domicilio social a nuestro coworking en Barcelona

Los beneficios de cambiar la sede social son varios: por un lado, si tu centro logístico está fuera de Barcelona pero te interesa ofrecer de cara a tus clientes que tu empresa está en la capital, puede ser una excelente opción. Por otro lado, si tienes una empresa y normalmente trabajas desde casa, quizá no te interese tener ahí la sede Social y que tus clientes te llamen, te lleguen cartas de todo tipo (proveedores, gastos etc) mezcladas con el correo personal, etc. Además si de cara a tus clientes haces ver que tu sede está en un despacho, la imagen es mucho más profesional.

¿Estás considerando crear una empresa y buscas un domicilio social atractivo de cara a tus posibles clientes? No dudes en preguntarnos por nuestro servicio de oficina virtual o domiciliación social. ¡Hasta la próxima!