El ordenador te está matando si trabajas de noche

¿Por qué los días nublados baja el estado de ánimo?  El responsable de ello es nuestra propia evolución histórica: el Homo sapiens desarrolló su actividad productiva bajo condiciones de luz diurna en alternancia con descansos en ambientes oscuros. El factor ambiental es decisivo en el rendimiento y el comportamiento, la luz y productividad están “biológicamente” relacionadas.

De hecho, sus efectos son tan importantes que una rama específica de la psicología estudia cómo las variables medioambientales afectan a ese comportamiento.

luz y productividad

Cómo nos afecta la tecnología 

Los efectos de luz y oscuridad son regulados por la glándula pineal, encargada de liberación de melatonina. Este órgano es esencial en la función del reloj biológico: en condiciones de oscuridad segrega melatonina, imprescindible para mantener al cuerpo en su ciclo biológico natural, proteger al sistema nervioso central y estimular el sistema inmunológico. Este ritmo necesario de sueño y vigilia es el ciclo circadiano.

La producción de melatonina es inhibida por la luz y estimulada en condiciones de oscuridad, por ello también es conocida como “hormona de la oscuridad”. Cualquier factor que altere al reloj biológico -como la exposición nocturna a la luz- afectará al rendimiento, la productividad y el estado inmunológico.

La detección de la luz no es directa, sino a través de una conexión neuronal desde los ojos con fotorreceptores especiales en la retina.

luz y productividad

La electricidad llegó para quedarse: luz y productividad 24 hs

Con la irrupción de la luz eléctrica cambiaron las relaciones laborales para siempre. La sociedad se convirtió 24/7 para todo: el trabajo ya no dependía de la iluminación solar y con su desarrollo nunca volvió a ser lo mismo.

Fue el principio de una profunda modificación en los ciclos naturales de actividades, adaptado por miles de años a las condiciones que dictaba la naturaleza. La hiperconectividad está llevando a cotas poco estudiadas de contaminación lumínica, cuyos efectos negativos sobre el reloj biológico son cada vez más visibles.

La psicología ambiental está muy (pre)ocupada

Quienes se ocupan de estos estudios son los psicólogos ambientales, la rama más joven de esta disciplina. Surge en los años ‘60 en Estado Unidos y se extiende con rapidez en toda Europa. Estudia la interpelación entre el medio ambiente y la conducta, cómo las variables ambientales (iluminación, el diseño, los colores, el ruido) afectan a nuestra conducta y al estado de ánimo.
La indagación de los efectos no es solo a nivel visual, del cual existe abundante información, sino a nivel biológico y psicológico que interviene en la salud y el bienestar.

Los países nórdicos estudian con mayor interés esta disciplina que en la práctica actúa sobre el diseño arquitectónico y luminotécnico.

Cómo aprovechar la luz en beneficio de la productividad

Cuando baja el nivel de iluminación ambiental segregamos la hormona melanina que dura toda la noche. Con la luz eléctrica pasamos más tiempo en ambientes interiores sin contacto con la luz solar. Estas disrupciones crean alteraciones en la segregación de melanina que afectan la salud.

Los trabajos actuales -pero también las redes sociales-, nos obligan a pasar frente al ordenador hasta el último momento antes de (intentar) dormir. Este desplazamiento del pico de segregación de melanina, que en condiciones normales es entre las 2 y 4 am en lo profundo del sueño, trae consecuencias tales como la alteración de los ritmos circadianos, con mañanas de somnolencia y falta de concentración.

Todo factor que altere el reloj biológico como la utilización del móvil o el ordenador desde la cama, afecta directamente a la productividad del día siguiente. Además esta práctica recibe el nombre de “vamping”

Este 2015 se celebra el Año internacional de la Luz y de las Tecnologías basadas en la luz, una iniciativa global de Naciones Unidas que busca crear conciencia sobre cómo las tecnologías ópticas ofrecen soluciones en educación, comunicaciones, salud, y promueven el desarrollo sostenible. Esta iniciativa cuenta con el copatrocinio de 35 países, entre ellos España.