¿Cuántos coworkings en Barcelona son coworkings de verdad?

Déjame que sea más concreta: ¿En cuántos coworkings de Barcelona hay realmente espíritu y ambiente de coworking?

Reconozcámoslo: el coworking está de moda. Jerom (mi compañero y propietario de 021) me contó que cuando abrió 021 coworking, solo había unos 5 coworkings en todo Poblenou. Ahora, pasan de 20 solo en este barrio, pero lo mismo se aplica a toda Barcelona. Los hay más bonitos, más espaciosos, más polifacéticos, pero, ¿quién se interesa por saber qué tipo de profesionales hay, si están contentos y si tienen relación entre ellos? Es algo que llevaba varios días pensando y que tuve ocasión de discutir con las personas que vinieron en el tour de coworkings dentro de la Coworking Spain Conference que tuvo lugar hace unas semanas.

Coworkings en Barcelona: ¿estamos aplicando la filosofía del coworking?

La misma palabra ya lo dice: coworking significa trabajar con otros, colaborar, no estar sentado al lado de alguien como quien está contra la pared. Desde que llevo trabajando en 021, he tenido posibilidad de visitar un par de coworkings y hablar con varias personas que trabajan en uno: debo decir que, al menos en el caso de los coworkings que visité, quedé algo decepcionada: ambientes apagados y poco agradables que no invitan a trabajar, gente que ni se saluda, ningún responsable presente… Me pareció triste, pero más que a nivel personal, a nivel profesional: cuando uno piensa en el concepto coworking sin haber estado en uno, se imagina, sobre todo, un lugar en el que reina el buen rollo para relacionarse tanto a nivel social como a nivel profesional, especialmente si lo que buscas son contactos. Sí que es cierto que a veces no puedes evitar que la gente se aísle: somos tímidos por naturaleza y, si vemos que el compañero de al lado está trabajando, tampoco vamos a molestarle con nuestras cuitas.

El trabajo del gestor de un Coworking, además de proveer las instalaciones, debería ser también la de dinamizar el coworking para que sea también una comunidad. Salir a comer de vez en cuando, una conversación en el café, echar una mano cuando se pueda o ser un poco extrovertido para dar pie a que otros socialicen son pequeños detalles que todo gestor de un coworking en Barcelona debería cuidar. Yo soy la primera que a veces digo: ¡deberíamos hacer más! Y luego con los quehaceres diarios a uno se le olvida, pero es algo que nos tenemos que forzar a implementar. También sé que es fácil decirlo desde un coworking pequeño, pero también es verdad que los coworkings grandes tienen unas instalaciones y presupuesto que ya nos gustaría a otros 😛

En lo que concierne a relaciones profesionales, los coworkings de Barcelona tenemos mucho trabajo por hacer. ¡La comunidad freelance en Barcelona está muy desaprovechada! Seamos claros: trabajar como freelance en este país ya es de por sí complicado, con lo que los autónomos deberíamos dejar de ponernos trabas y empezar a conectarnos mejor entre nosotros. Pero, para llegar a lo grande, hay que empezar por lo pequeño: ¡demos a conocer el talento en los coworkings! Nosotros, para dar el primer paso, te presentamos a los nuestros:

 

Desde hace poco, existen algunos proyectos como coworkingbarcelona o coworkies, una nueva plataforma que me presentaron hace poco, que no solo promocionan los espacios de coworking, sino los profesionales que hay dentro de él. Y es que, si necesito un traductor o un diseñador, ¿no sería mejor que pudiera echar mano de mi coworking o de coworkings cercanos para encontrar a la persona que busco? Parece mentira, pero actualmente no conozco una alternativa real en Barcelona para buscar profesionales locales aparte de la de nuestros contactos de toda la vida.

Los coworkings en Barcelona están alcanzando un nivel de desarrollo e instalaciones impresionante, pero ahora nos toca alcanzar un periodo de madurez en el que tenemos la obligación no solo de que el coworker tenga un espacio adaptado a sus necesidades, sino un lugar en el que se sienta a gusto y crezca. ¿No crees?

Si quieres aportar con tu experiencia sobre coworking, ¡nos encantaría oírla!

Juncal