Cómo facturar sin ser autónomo

Cómo facturar sin ser autónomo es la gran pregunta de muchas personas que, ante la posibilidad de acoger un pequeño proyecto de manera esporádica, tienen que emitir factura y no quieren darse de alta como autónomos ya sea porque no tengan suficientes ingresos, no quieran perder el paro o ya estén asalariados y no les compense darse de alta. Hoy te vamos a explicar las diferentes maneras legales que tienes para hacerlo:

Cómo facturar sin ser autónomo, opción 1: Date de alta como autónomo pero no en la Seguridad Social

Para poder emitir factura, es necesario darse de alta como autónomo en hacienda (si no, es delito), rellenando el diabólico Modelo 036 o 037 que trae de cabeza a más de uno. Una vez dado de alta, podrás facturar.

El requisito indispensable para que puedas facturar de esta manera es que lo que ganes anualmente no sobrepase el salario mínimo interprofesional, que para 2017 será de 9906, 40 € para 2017, que son 707,60 euros mensuales en 14 pagas o 825,53€ al mes en 12 pagas. Otro requisito para facturar sin pagar cuota de autónomo es que no se perciba una cantidad fija todos los meses. Esta práctica es legal ya que se considera esporádica, pero si se observa la misma cantidad de dinero cada mes se consideraría trabajo habitual y esto te traerá problemas con hacienda. Lo más probable es que te exigieran darte de alta como autónomo y pagar todas las cuotas pendientes con un 20% de recargo.

Si decides decantarte por esta opción, aunque no debes pagar Seguridad Social, sí deberás pagar los IVAs trimestrales e incluir el 15% de IRPF en tus facturas.

Cómo facturar sin ser autónomo 2: únete a una cooperativa de trabajo asociado

Unirte a una cooperativa de trabajo asociado te permitirá emitir facturas sin tener que estar dado de alta, pagar IVAs ni complicarte la vida. Las cooperativas, que, en un principio, consisten en sociedades compuestas por miembros del mismo sector se unen libremente para proporcionar servicios a terceros. Esto comporta que, además de quitarte el marrón de los IVAs trimestrales, la cooperativa te dará además de alta en la Seguridad Social, con lo que cotizarás por las horas que hayas trabajado. En principio, además, es compatible con la prestación por desempleo, si es que es esa tu situación.

Actualmente hay varios tipos de cooperativas de trabajo asociado: de transportes, de impulso empresarial, de interés social… Hoy en día, existen cooperativas de trabajo asociado online que te permiten incluso darte de alta por Internet. Normalmente, estas cooperativas te solicitarán un importe de una cuota de inscripción y a veces un depósito de afiliación, te deducirán de tu factura los impuestos correspondientes y te pedirán un porcentaje de lo facturado, que ronda entre el 4% y el 6% de lo facturado. Algunas, además, pueden pedirte un coste adicional por gestión. Vamos a desglosar algunas de ellas:

Cooperativaonline: Te cobra una comisión del 6% de lo facturado. No parece tener cuota de afiliación

Factoo: Cobra un 4% de comisión más 1€ por cada gestión. Existe un pago de inscripción a la cooperativa de 30€.

Freelance SCM: Cobra un 6% de comisión más un pago mensual de 6€ solo si facturas. La inscripción cuesta 20€ y hay un depósito de afiliación de 80€ que se te devuelve una vez dejas la cooperativa.

Freeautónomos: Cobra un 6% de comisión. También hay una cuota de inscripción de 20€ y un depósito de 80€.

Tefacturamos.com: Cobra un 6% de comisión. También hay una cuota de inscripción de 20€ y un depósito de 80€.

Inpulse: 6% de comisión. Cobra 60€ de cuota de inscripción

Quizá haya más que uno que esté dado de alta como autónomo que opine que quizá merece la pena darse de alta en este tipo de cooperativas pese a cobrar más del salario mínimo, ya que parece más asequible que pagar la cuota. Tengo malas noticias: por un lado, los días cotizados a la seguridad social son muy pocos (1 día por cada 166€ facturados) con lo que la cotización deja que desear. Por otro lado, si cobras más del salario mínimo, hacienda te exige darte de alta como autónomo. ¡No hay manera de escaparse!

Como puedes ver, si no tienes los suficientes ingresos para darte de alta, existen medidas para que puedas hacer pequeños trabajos como autónomo y facturar por ellos. Elige cuál te conviene ¡y a trabajar!