Cómo aumentar la productividad durante el Mundial

aumentar la productividad en el mundial

La pasión por el fútbol en Latinoamérica llega a límites difíciles de imaginar en otras latitudes y afecta directamente el rendimiento y la productividad durante el Mundial, aunque mejora el ambiente laboral. Esta realidad lleva a las empresas a buscar soluciones para aumentar la productividad en el Mundial entre sus colaboradores, y la respuestas actuales se acercan cada vez más a fórmulas de trabajo flexible frente a la rigidez de años anteriores.

Como la mayoría de los partidos del Mundial de Brasil se disputará en horario laboral, 4 de cada 5 directivos prefieren que los colaboradores los vean en la oficina y decidieron instalar pantallas con el fin de evitar el absentismo. Representa una medida alineada con las acciones de legisladores, que modifican sus propios horarios para, al menos, ver la inauguración del Mundial.

Medidas para aumentar la productividad en el mundial

Las empresas optan por diferentes acciones para mantener los índices de productividad en valores premundial con medidas como las siguientes:

-Negociación: si la decisión es la prohibición, no solo generará tensión en la plantilla, sino que igualmente hallarán la manera de estar pendientes del partido. Encuentra fórmulas con antelación y consensuadas que faciliten participar del evento y que compense las horas perdidas con la modificación del horario de entrada y/o salida.

-Cambia horarios por objetivos: considera la metodología de trabajo por objetivos o proyectos con metas definidas. El cambio de metodología facilitará adelantar tareas fuera del horario habitual

-Premios: aunque el trabajo es responsabilidad de cada uno, incluye evaluaciones de productividad con premios como incentivo.

-Ausencias no remuneradas: pese a todas las medidas en pro de la productividad, vale la pena contemplar la posibilidad de absentismo no pagado.

Negociando también en la escuela

Las discusiones también pasaron por el sistema educativo. En Argentina, por ejemplo, se optó por una doble medida: por un lado instalar televisores para mirar los partidos de la selección nacional en los colegios y evitar así el absentismo; por el otro, fomentar debates sobre la realidad de los países participantes en referente a lo social, histórico y geográfico, y discutir las implicaciones políticas y económicas de realizar un Mundial.

En definitiva, las medidas surgen de considerar al fútbol como una realidad cultural que conviene no combatir. En última instancia, es un acontecimiento con una periodicidad de cuatro años. Por ahora.

 @julianfigli