Beneficios del coworking en Barcelona: ¡se acabó el Dress Code!

¿Trabajas en un lugar que exige código de vestimenta? Pese a que Barcelona es una ciudad más informal que otras en este sentido (recuerdo tener a un jefe que recibió a los jefazos de Google en bermudas y chanclas), todavía existen muchos empleos en los que una vestimenta formal es obligatoria. Afortunadamente, el sector empresarial se va modernizando y abriendo cada vez más dando lugar a nuevas conductas y formatos, como da buena muestra el espectacular crecimiento de los coworkings en Barcelona.

Este es el caso de Marc, uno de nuestros coworkers. Este post se nos ocurrió a raíz de que nos comentara que no sabíamos qué feliz estaba al poder llevar pantalones cortos y camiseta en verano.

Marc es el delegado en Barcelona de su empresa y trabaja desde el coworking porque, como de momento su empresa solo le tiene él como empleado en esta ciudad, le resulta mucho más rentable ofrecer un espacio de coworking para que pueda realizar su actividad desde un entorno profesional de cara a los clientes. Como ya te contamos en nuestro post ventajas del coworking para empresas ahora mismo es una de las prácticas más habituales de parte de las empresas, ya que si tuvieran una oficina, no solo implica pagar el alquiler, sino encargarse de los suministros y realizar unas labores de office manager que con el coworking están cubiertas.

Pero volviendo al tema: como decía Marc, aunque tiende a ser algo anticuado, todavía hay muchos trabajos que te exigen llevar traje y corbata. “El traje es insoportable en verano, por no decir una guarrada” ya que, como trabajador, tienes como mucho 3 o 4 trajes diferentes y, al tener que lavarse en tintorería, se lavan mucho menos que la ropa normal. Otro inconveniente del dress code que nos comentaba es el gasto básico que supone para el trabajador, ya que le obliga a tener un armario extra para vestir para el entorno laboral que, en el caso de los trajes, no es nada barato.

Desde que viene a trabajar al coworking y, como la mayor parte de su trabajo la realiza por teléfono, puede venir vestido como le apetezca; si tiene una videoconferencia, con llevar una camisa un poco arreglada es suficiente. El coworking permite a Marc una flexibilidad y libertad de la que nunca había disfrutado en sus puestos de trabajo y su empresa está encantada con el formato coworking. De hecho, próximamente, un nuevo compañero de Marc también entrará a formar parte de 021.

El dress code es solo unas ventajas de la flexibilidad del coworking; como ya hemos comentado, estos espacios de trabajo te ofrecen una gran libertad para poder desarrollar tu actividad profesional, tanto en lo que respecta a material y horarios como en lo relativo a los usos del espacio.

Por cierto, para reflejar un poco más esta idea, te dejo con el vídeo que hicimos el año pasado para promocionar el coworking en verano ¡Espero que te guste!