2014: Motivación intrínseca y transcendente

Chaplin en el papel del obrero Charlot en  Modern Times trabajaba en largas jornadas de trabajo y motivación cero. Formaba parte de una frenética cadena de montaje, con movimientos repetitivos, aburrido, con un sueldo y condiciones tan lamentables que prefería quedarse en la cárcel. Y esta situación lo estaba llevando a la locura.

Está claro que no somos autómatas: trabajamos por motivaciones, cada uno la suya, y necesitamos recompensas de varios tipos para seguir adelante de forma eficaz.

¿Pero qué es la motivación?

Pilar Jericó nos dice que es una condición necesaria para vivir y trabajar en las organizaciones, responde a nuestras necesidades y distingue varios tipos:

Motivación extrínseca: realizo una tarea a cambio de algo, como dinero o status. 

Motivación intrínseca: desarrollo una actividad porque me apetece y disfruto con el aprendizaje, me lo paso bien

Motivación trascendente:  hago algo porque creo en lo que hago, creo en los valores del proyecto.

Y a la hora de colaborar en una empresa nos pueden mover, aparte del dinero, la gloria y amor. El amor por ser parte de un grupo y estar disfrutando de hacerlo; La gloria, por el reconocimiento;  el dinero, aunque necesario, es el elemento más frágil en el tiempo.

Por ello las organizaciones (y nosotros mismos) debemos trabajar la motivación intrínseca y transcendente para que sea sostenible. Llega el 2014, tenemos todo el año por delante, hay mucho por hacer y eso es bueno.

En esta nueva etapa, cuando pienses en trabajo y motivación recuerda para qué estás haciendo lo que haces.

Por @julianfigli