10 hábitos para mejorar tu productividad en el 2017

Como todos los eneros, estamos llenos de buenos propósitos que, si no ponemos en marcha enseguida, se disipan a medida que el año pasa de manera fugaz sin que nos dé tiempo a darnos cuenta. Ahora que aún estamos a tiempo, te propongo un reto: para ser más feliz este 2017, trabaja menos pero rinde más para que puedas tener más tiempo libre. ¿Cómo? Mejorando nuestro talón de Aquiles: la productividad. Aquí te presento algunos habitos para mejorar tu productividad en 2017:

10 hábitos para mejorar tu productividad en 2017

1. Empieza la jornada temprano y siempre a la misma hora

No hay nada que nos mate más que el hecho de no tener un horario fijo para motivarse a madrugar: al final, te acabas levantando tarde y empiezas a trabajar más tarde aún, con lo que el día se pasa volando y, cuando te quieres dar cuenta, son las 8 de la tarde y aún tienes cosas por hacer. Piensa además que las primeras horas del día son las más productivas: ¡no las desperdicies! Trata de ponerte un horario de trabajo y de cumplirlo.

2. Prohíbete cotillear el whatsapp y el Facebook

Si antes era el email, whatsapp y Facebook (las redes en general) se han convertido en un nuevo come tiempos que nos hace alargar nuestras jornadas laborales. Así que, cuando llegues al trabajo, móvil en silencio, nada de redes en la pantalla del ordenador ¡y a trabajar!

3. Escucha música

Aunque de primeras pueda parecer que escuchar música puede distraer cuando estás trabajando, si lo haces a un volumen adecuado puede animarte y motivarte. Lo ideal: canciones que ya conozcas y en un idioma que no sea el tuyo: de esta manera, no te desconcentrarás con las letras y los ritmos conocidos que te gustan te darán ese chute de dopamina que necesitas para alejar el estrés y plantar cara al día con éxito.

mejorar tu productividad en 2017

4. Haz primero lo más complicado del día

Tener una tarea complicada siempre nos da mucha pereza y nos suele conducir a la procrastinación, haciendo que el día se alargue innecesariamente porque, tarde o temprano, la vas a tener que abordar. Si nada más llegar a tu puesto de trabajo te la quitas de encima, no solo sentirás alivio, sino que además te dará la motivación que necesitas para afrontar el resto del día (Imagínate: son las 11 y ya me he quitado ese marrón de encima, ¡genial!)

5. Estima cuánto tiempo vas a dedicar a una tarea e intenta cumplirlo

Una parte clave de ser productivo es controlar tu tiempo. Si antes de comenzar una tarea, estimas más o menos cuándo la vas a terminar e intentas cumplirlo, acabarás antes que si no te pones ninguna meta. Si se trata de una tarea que te puede llevar días, ponte mini objetivos que debes ir alcanzando para llegar al objetivo final. ¡Notarás la mejora!

6. Aliméntate bien

Nada de no desayunar o comer cualquier cosa por ahí, porque influye más de lo que parece. Es importante desayunar bien y darle al cuerpo la cantidad de proteínas, vitaminas y carbohidratos complejos que necesita para funcionar. Una alimentación correcta te permitirá dormir mejor, empezar con más energía el día y, por lo tanto, poder rendir más, con lo que tendrás que dedicar menos tiempo a tus proyectos. ¿A que merece la pena?

7. No calientes la silla

Si ya has terminado lo que tenías que hacer y te queda alguna cosilla sin importancia, no te quedes de más trabajando y disfruta de tu tiempo libre, lo que te permitirá ser más feliz y estar más motivado. El trabajo nunca se acaba. ¡Mañana será otro día!

8. Lo que no es urgente ni importante, puede esperar

Lo mismo con los proyectos no urgentes: no te agobies más de la cuenta con proyectos que no corren prisa y de esta manera podrás centrarte en aquello que sí es urgente completar cuanto antes. También hay que tener en cuenta lo siguiente: ¿qué es urgente? El hecho de que surjan cosas durante el día no significa que las tengas que abordar en el momento. A la hora de establecer tus prioridades de trabajo durante el día, haz una valoración de las tareas importantes y urgentes que tienes que hacer. Seguro que más de una no lo es tanto.

9. Si no eres experto en el tema, que lo haga otro. ¡Delega!

Si te han encargado un trabajo que sabes que te va a llevar muchas horas porque no eres experto en ello, es casi mejor hablar con un freelance especializado que te lo pueda solucionar antes. Recuerda que tus horas valen dinero y, si dedicas mucho tiempo a hacer algo que no sabes hacer bien ¡saldrás perdiendo! De esta manera harás un trabajo más profesional y, además, lo más seguro es que cuando el otro freelance consiga trabajos en los que necesite alguien de tu área, recurra a ti.

10. Antes de irte, planifica lo que vas a hacer al día siguiente

Para irse tranquilo a la cama y levantarse motivado, no hay nada como tener ya organizado lo que tienes que hacer al día siguiente. Si ya tienes claro cuál es el orden del día y cómo tienes intención de abordarlo, saldrás más tranquilo de la oficina y te evitarás darle vueltas a la cabeza, con lo que te estresarás menos, dormirás mejor y al día siguiente te levantarás más motivada/o.

Seguro que con estos trucos consigues mejorar tu productividad en 2017. ¿Hay alguno que te parezca clave y no hayamos mencionado? ¡Coméntanoslo!